DIPPSU.BLOGSPOT.COM "Y no puedo retractarme de mis palabras": PELIGRO DE SER DEMASIADO SALADO

4 abr. 2010

PELIGRO DE SER DEMASIADO SALADO

Las personas adultas contienen de forma natural en el organismo entre 250 y 300 gramos de sal. Cuando en un determinado momento nos pasamos con la sal por comer veinte aceitunas, una lata entera de anchoillas o una buena ración de jamón curado el superávit de sal es eliminado fácilmente por el organismo . Sin embargo, si el abuso se realiza de forma habitual o bien el organismo se ve incapaz de eliminar ese exceso , lo que coincide en muchas personas, un consumo excesivo y prolongado de la sal se asocia también con un riesgo mayor de sufrir infartos cardíacos o una isquemia cerebral. La retención de agua, con el consiguiente aumento de peso y con la exigencia planteada al corazón, hígado y riñones de manejar mayor volumen de líquido y trabajar por encima de sus posibilidades es otra de las consecuencias de ingerir sal en exceso. Pero no sólo eso. Fumadores, diabéticos y obesos ven agravada cualquier disfunción de su organismo si no cuidan que la ingestion del alimento sea la adecuada. Además su consumo excesivo se ha asociado también a enfermedades tan graves como la isquemia cerebral o ictus ( es la primera causa de mortalidad en la mujer española, con más de 19.000 fallecimientos al año y la segunda causa de muerte en España, con 125.000 personas afectadas cada año, de las que 80.000 fallecen o quedan discapacitadas) y el cáncer de estómago y la osteoporosis, puesto que una alta ingesta de sal aumenta la excreción de calcio por la orina, lo que favorece la desmineralizacion del hueso.

Sin embargo, reducir el consumo de sal en nuestra dieta no debe significar acabar drásticamente con ella. El organismo la necesita, pero en su justa medida. ¿Por que? Porque este mineral ayuda a mantener el nivel de líquido corporal, permite la transmisión de impulsos nerviosos, la actividad muscular y la adecuada absorción de potasio. Tambien facilita la digestión y compensa las perdidas originadas por el exceso de sudoración, vómitos y diarreas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario