DIPPSU.BLOGSPOT.COM "Y no puedo retractarme de mis palabras": Yahoo, Twitter y Linkedin urgen el cambio de contraseñas tras una filtración en Estados Unidos

15 dic. 2010

Yahoo, Twitter y Linkedin urgen el cambio de contraseñas tras una filtración en Estados Unidos

El ataque a la editorial de Internet Gawker que mantiene una red de blogs y sitios informativos como Gizmodo, Lifehacker y Kotaku ha provocado que otros sitios aconsejen a sus miembros el cambio urgente de la contraseña. Los sitios de Gawker fueron atacados y los asaltantes publicaron los datos de más de un millón de miembros en Internet. Ante la convicción de que una misma contraseña es utilizada por el internauta para registrarse y acceder a distintos sitios, Yahoo, Twitter y Linkedin han advertido de lo sucedido a un número indeterminado de sus miembros aconsejando el cambio de contraseña. Otro tanto ha hecho el juego en línea World of Warcraft, con más de 12 millones de suscriptores.

El ataque a Gawker, cuyos sitios avisan de la filtración de datos en la portada, se produjo este fin de semana. La autoría se atribuye al grupo Gnosis que lo habría organizado para protestar por la "arrogancia" del sitio, según algunos mensajes atribuidos al citado colectivo.
Gawker ha elaborado una página de preguntas donde resuelve las dudas de sus miembros. La publicación de los datos demuestra, según la BBC, lo que ya se sabe: que el internauta acude a contraseñas banales fácilmente deducibles. Las más frecuentes usadas en el citado sitio eran "123456", "password", "qwerty" y "consumer", entre otras. El problema es que un 33% de los internautas emplea la misma contraseña para identificarse en distintos sitios.

También esta semana, la red social Twitter fue el objetivo de un ataque para distribuir spam (correo comercial no deseado) que se relacionó con la filtración de datos de Gawker. A principios de año, Twitter publicó una lista de más de 300 contraseñas cuyo uso prohibió por tratarse de claves usadas con demasiada frecuencia por un número apreciable de internautas que las hacían extremadamente vulnerables.


Referencia: EL PAÍS

No hay comentarios:

Publicar un comentario